09.10.2013
Talk  XS

Las traducciones baratas salen muy caras

Para bien o para mal, vivimos una época en la que comunicarse y entenderse con personas que hablan un idioma diferente resulta más sencillo que nunca. Si necesita traducir un documento, basta con escribir “servicios de traducción” en un motor de búsqueda de Internet e inmediatamente podrá acceder a unos 167.000.000 resultados, muchos de los cuales le prometerán un servicio “barato”.

Desafortunadamente, cuando la prioridad son sus palabras y su principal preocupación es transmitir su mensaje de forma efectiva y precisa, los proveedores de servicios de traducción de bajo coste presentan muchos inconvenientes, algunos de los cuales son evidentes, mientras que otros pueden ser más sutiles, aunque igualmente desastrosos. Así pues, ¿qué diferencia exactamente a un proveedor de servicios lingüísticos de calidad de las agencias de traducción de bajo coste?

 

  •  Traducción automática: Se refiere exactamente a eso, a que su traducción la realiza un programa de traducción de idiomas de forma automática. Básicamente el programa coge las palabras de un mensaje o documento de forma muy simplificada y las traduce palabra por palabra siguiendo una serie de definiciones preprogramadas. Si bien esta forma de traducir resulta muy rentable, normalmente los programas de traducción no son capaces de comprender ni de descifrar aspectos clave de la comunicación escrita como, por ejemplo, el vocabulario especializado o matices contextuales como puede ser la diferencia entre “well” como adverbio, en el sentido de sentirse bien, o “well” cuando hace referencia a un depósito natural de agua o a un pozo de petróleo. A menudo se pueden detectar las traducciones automáticas por su estilo falto de criterio y el uso equivocado de las palabras. Cuando se encuentra con una tarifa especialmente baja, es probable que se trate de la traducción menos fiable del mercado, es decir, una traducción automática.
  • Traductores de calidad: Los traductores humanos siempre podrán ofrecer una traducción de mejor calidad que una máquina, aunque no todos los traductores son iguales. Nada puede sustituir a un traductor profesional debidamente formado, pero contratar a uno de estos no es barato. Tenga en cuenta esta analogía: Si pensara viajar a Latinoamérica por negocios y necesitara la ayuda de un traductor de español, ¿querría contar con un traductor barato cuya formación se limita a unos cuantos cursos en línea de español coloquial o preferiría un traductor más caro pero con conocimientos inherentes de español comercial, que conoce el dialecto local y que está familiarizado con las costumbres regionales? Como ocurre con otras muchas cosas en la vida, la calidad no es barata, pero da mejores resultados. Cuando vaya a escoger un proveedor de servicios de traducción, pregunte por la formación académica y profesional de sus traductores.
  • Traductores internos: Si pregunta a su proveedor de servicios de traducción potencial por la experiencia y formación académica de sus traductores y éste no puede o no quiere facilitarle ningún tipo de información al respecto, es probable que se trate de una agencia de traducción. Las agencias de traducción subcontratan sus traducciones, recurriendo para ello a trabajadores autónomos. Por el contrario, las empresas de traducción contratan a traductores profesionales internos que desempeñan su labor directamente en sus oficinas, permitiendo que la calidad de las traducciones sea mucho más consistente. Los traductores pueden trabajar siempre para los mismos clientes, desarrollando así un cierto nivel de conocimientos y experiencia en lo que al vocabulario específico y a las preferencias de estilo se refiere. Además, los traductores internos son el recurso más valioso de las empresas de traducción. Es por ello que los proveedores de servicios lingüísticos de calidad invierten en sus traductores, facilitándoles formación continua, así como lo último en glosarios, diccionarios y herramientas de traducción.
  • Nativos: Al igual que el coste de fabricación de un vehículo varía de un país a otro, los precios de los servicios de traducción están sujetos a grandes fluctuaciones. En el campo de la traducción las empresas suelen intentar ahorrar dinero y esfuerzos recurriendo a traductores no nativos de la lengua de destino. Así, por ejemplo, encontrar en la India un traductor barato que traduzca del kannada (un idioma del sur de la India) al inglés probablemente resultará sencillo y barato. Ahora bien, encontrar un inglés nativo que pueda traducir un documento especializado sobre temas farmacéuticos siguiendo la normativa de la FDA del kannada al inglés ya es otra cuestión. Los expertos nativos son esenciales para conseguir traducciones de la máxima calidad, pero esta calidad tiene su precio.
  • Control de calidad: Aquí se incluyen muchos de los aspectos clave que caracterizan a toda verdadera empresa de traducción que goce de un cierto respeto como, por ejemplo, disponer de traductores internos, ofrecer formación continua adecuada y supervisar a los traductores. Lógicamente, para esto es preciso contratar a gestores de proyectos, gestores de clientes y jefes de traducción. La mayoría de las agencias de traducción de bajo coste pueden ofrecer tarifas más bajas precisamente porque prescinden de estos controles de calidad. Al no tener que realizar estas comprobaciones adicionales, las empresas de traducción baratas pueden procesar un mayor volumen total de pedidos, pero también se ve mermada la calidad de sus traducciones.

Ni qué decir tiene que, cuando hablamos de proveedores de servicios de traducción, el precio no lo es todo. Además, si hablamos de traducciones específicas y técnicas, no todas las empresas de traducción son iguales. Los proveedores de servicios lingüísticos de calidad no compiten en precio, sino que lo hacen ofreciendo traducciones realizadas por expertos y adaptadas a las necesidades de sus clientes. Estas traducciones las realizan y supervisan profesionales cualificados que trabajan en un entorno profesional en el que cuentan con el soporte necesario para ofrecer excelentes resultados.

Como cliente querrá estar seguro de que su traducción esté en manos de un traductor y no a merced de una máquina.

En EVS Translations la calidad y la mejora de ésta son la principal motivación de esta empresa internacional de traducción que dispone de las certificaciones ISO, DIN, ATA y FPAL. EVS cuenta con un equipo interno formado por 102 empleados, entre los que se encuentran traductores, revisores, expertos en maquetación, informática y elaboración de glosarios, gestores de proyectos y un equipo de contabilidad. Tenemos implantado un sistema de gestión de la calidad que permite analizar las necesidades del cliente, definir los objetivos de calidad y conseguirlos de forma continuada.