18.06.2014

¡Maldita sea, Jim! ¡Soy médico, no traductor!

Skype Star Trek translatorHace unos días en la Code Conference organizada por Re/code en California, se lanzó un producto cuya intención es tomar un dispositivo muy conocido de la ciencia ficción y convertirlo en una realidad tecnológica. Tomando prestado el traductor universal de Star Trek (es decir, el dispositivo que el Capitán Kirk utilizaba para comunicarse con todos los alienígenas que se encontraba en la serie), Microsoft presentó el traductor Skype Translator, que combina una plataforma oral como Skype con la traducción basada en ordenador para crear una conversación entre idiomas casi a tiempo real. Puesto que este producto/tecnología todavía está en la fase pre-beta (funciona, pero todavía está lejos del uso generalizado) es difícil concretar su utilidad o la facilidad de uso que ofrecerá este producto. No obstante, un simple vistazo a la tecnología que utiliza revela las oportunidades que este tipo de productos tendrán en el futuro.

Hablando en términos tecnológicos, lo que este producto hace es utilizar una función de voz a texto combinada con un traductor automático. En principio, estas funciones han estado, de alguna forma u otra, presentes en los productos de Microsoft, como Windows y Office, durante casi 15 años. Por lo tanto, intentar fusionarlas en Skype es algo totalmente lógico. Además del aspecto innovador, lo que lo diferencia de las traducciones automáticas habituales que se pueden encontrar, como las de Bing o Babelfish, es que el software de traducción tiene la capacidad para «aprender» de sus errores así como para «comprender» de forma más completa y compleja los propios idiomas.

Aunque esta idea parezca bastante sensata en teoría, la adaptación para el uso generalizado es otra cuestión. Tanto las funciones de voz a texto y las aplicaciones de traducción automática tienen varios fallos críticos. En cualquier software de voz a texto existe el problema potencial de comprender lo que se está diciendo, debido al hecho de que los idiomas tienen muchos dialectos, pronunciaciones y coloquialismos regionales; todos los hablantes tienen diferentes formas de hablar. En lo referente a la traducción automática, todas las formas tienen el mismo problema pero a diferentes niveles: la comprensión del significado y el uso adecuado del idioma, como la diferente entre la herramienta «sierra» y la cordillera montañosa «sierra».

Puesto que la industria de la traducción ha mostrados índices de crecimiento de dos dígitos en los últimos años, es comprensible que haya grandes empresas tecnológicas que quieran establecer su presencia en la industria. Además, para empresas occidentales como Microsoft, que tienen software de negocios y aplicaciones de comunicación populares, la ampliación y fusión de estas aplicaciones es totalmente lógica, especialmente si tenemos en cuenta que América del Norte y Europa acaparan más del 80 % del mercado de los servicios de traducción.

Aún así, el tendón de Aquiles de todo esto reside en el hecho de que la traducción automática no puede sustituir las habilidades y la comprensión de un traductor humano. En el mundo empresarial, donde los hechos y las declaraciones deben estar definidas y deben ser comprendidas perfectamente por ambas partes, no se aceptan múltiples errores mínimos (como se observó en una conversación de muestra de 3 minutos utilizada en la demostración de Microsoft). Cuando una empresa necesita comunicarse independientemente del idioma, la opción automática de futuro próximo deben ser los traductores humanos competentes, porque aceptar el trabajo de una tecnología todavía fallida es, como diría el señor Spock «altamente ilógico».

EVS Translations le ofrece exactamente eso: servicios de traducción empresarial profesionales donde los matices importan.