02.04.2014
Pipeline ice  XS

El petróleo después de Crimea

La crisis en Crimea tiene implicaciones especialmente significativas en el mapa de la energía mundial. La gran dependencia de Europa de los suministros de petróleo y gas natural de Rusia es uno de los principales problemas de los políticos de la UE, ya que están teniendo problemas para formular una respuesta al expansionismo ruso.  Actualmente, más del 40 % del suministro de energía de Europa proviene del este, un hecho que, algunos dirían, evita que los políticos europeos apliquen sanciones más duras contra Rusia. Mientras que las actuales tensiones políticas muestran los posibles apuros diplomáticos que la dependencia de energía unilateral puede generar en una nación, también muestran la necesidad inmediata para los miembros de la UE de reevaluar sus políticas energéticas y diversificar su cartera de proveedores. Por tanto, puede que al final la crisis en Crimea conlleve una reorganización considerable del mapa energético europeo.

Las naciones europeas, como Alemania, que dependen especialmente del petróleo y del gas ruso, han estado trabajando para crear alternativas viables. La amplia sustitución por energías renovables ha ayudado a disminuir la dependencia de las energías convencionales en Alemania. No obstante, la reducción en la producción de energía nuclear y la decisión de eliminar gradualmente este tipo de energía evitará, de hecho, una disminución más rápida de la demanda de energías convencionales.  En segundo lugar, los continuos problemas con la eficiencia de los oleoductos y la presencia de atascos han motivado a los países europeos a desarrollar rutas de suministro alternativas. Una de las formas más obvias de lograr este objetivo es la de impulsar la construcción de oleoductos eficientes y seguros con otros proveedores. Proyectos como el oleoducto paneuropeo (PEOP) y el oleoducto transadriático (también conocido como Nabucco o TANAP) redirigen el suministro energético de Europa por el mar Caspio, Turquía y sus países colindantes y, por tanto, liberan a Europa occidental de la dependencia del oleoductos ruso. A largo plazo, estas medidas ayudarán sin lugar a dudas a reducir la dependencia del petróleo y del gas ruso, pero ¿y a corto plazo?

El aumento de las sanciones a Rusia puede provocar que el Kremlin corte el suministro a occidente, aunque eso prive a Rusia de su fuente más importante de ingresos por exportación. Al mismo tiempo, parece probable que Rusia también cierre la puerta al suministro de energía a Ucrania y, por tanto, fuerce a la Unión Europea a gestionar el flujo de petróleo hacia Ucrania desde el oeste. Europa no puede solucionar ninguno de estos problemas por sí sola. La salvación se puede encontrar en dos lugares. En primer lugar, puede que los europeos pongan la mirada en Arabia Saudí y en otros estados del Golfo Pérsico y aumenten su importación de crudo.  Para satisfacer la demanda de gas natural del continente, la mejor opción para Europa, además de aumentar las importaciones desde fuera de Rusia, puede ser Estados Unidos e importar GNL en buques cisterna. Está claro que Estados Unidos tiene la capacidad de producción para abastecer a Europa; sin embargo, las terminales y el número de licencias de exportación existentes todavía no están diseñadas para satisfacer una demanda externa tan elevada. Aún así, sea cual sea la dirección que los gobiernos decidan, está claro que el mapa energético de Europa está a punto de cambiar de forma sustancial y puede que cambie la política mundial en el proceso.

Si es una empresa de explotación y producción (E&P) en expansión buscando nuevos mercados, EVS Translations puede ayudarle. EVS Translations es una empresa de traducción especializada en el sector energético. Su ventaja principal es el enfoque particular en la traducción de documentos relacionados con la explotación, la extracción, el refinado y el suministro de productos de petróleo y gas natural. Con 20 años de experiencia sirviendo a la industria petrolífera y con una variedad clientes importantes del sector, le ofrecemos una especialización única para cualquier proyecto relacionado con los idiomas.